Agua


Insumo esencial para los procesos productivos –que se refleja en la seguridad y calidad de los alimentos y en el crecimiento sustentable de los negocios—el agua y su consumo son administrados de acuerdo con las mejores prácticas y exigencias de los diferentes mercados a los que Marfrig exporta sus productos. Los resultados son reportados en los indicadores de Agua, Emisiones y Bosques, tanto en el informe CDP (Carbon Disclosure Project) como en el Reporte Anual de Sustentabilidad

El tema es manejado considerando el problema de escasez de agua provocado por el cambio climático, realidad que ha alterado los patrones de lluvias en diversas regiones del mundo. Las áreas de clima tropical han sufrido con mayor frecuencia periodos de sequía más severos, lo que se ha reflejado en situaciones de escasez hídrica, como la que se vivió en Brasil en 2014. Aquel año, el país pasó por una de las más severas sequías de la historia en las regiones Sudeste y centro-oeste, situación que se repitió en 2018 con menor intensidad, pero la suficiente como para reducir significativamente la calidad de los pastos.

Gestión

La gestión de este tema se realiza en dos frentes:

  • En las instalaciones, adoptando buenas prácticas de consumo. Marfrig trabaja con la meta de reducir en un 30% el índice de extracción de agua por tonelada de carne producida para el 2020, en base a las cifras de 2013.
  • En la cadena de valor, promoviendo que los proveedores también adopten buenas prácticas de gestión del agua.

Uso de agua en las instalaciones

Desde los procesos de refrigeración y limpieza hasta su contacto con la carne producida, el agua tiene un papel fundamental en las instalaciones frigoríficas. La importancia que tiene en el proceso hace que sea manejada bajo bajos estrictos controles de calidad y cantidad.

Ciclo del agua

 

La administración del consumo de agua en las unidades comprende cinco frentes:

Medición y monitoreo: En el 100% de las unidades operacionales se realizan mediciones del volumen de agua captada, observando las exigencias hechas por las agencias ambientales de los respectivos países donde se ubican. Esta rutina ayuda a identificar mejoras, oportunidades operacionales y a gerenciar los costos asociados a los productos químicos utilizados en el tratamiento del agua. Además de eso, la medición de la captación de agua por fuente es importante para evaluar y administrar los manantiales disponibles. Los datos referentes al consumo pasarán a ser auditados en 2020.

Tratamiento: Las unidades de Marfrig cuentan con Estaciones de Tratamiento de Agua (ETA), de acuerdo con la fuente de captación. Eso permite que el agua tratada en las unidades sea distribuida de forma que atienda los patrones de potabilidad exigidos por la legislación de cada país, lo que incluye análisis de parámetros físico-químicos con la frecuencia determinada por cada normativa, garantizando que no haya contaminación en el proceso.

Gestión basada en recursos hídricos: Para identificar las áreas sensibles en términos de cualidad o cantidad de agua disponible, las operaciones globales identifican las unidades expuestas a riesgos hídricos por medio de AQUEDUCT, herramienta del World Resources Institute.

Puede conocer la situación hídrica de los países donde opera Marfrig a través de estos links:

Argentina
Brasil
Chile
EE.UU.
Uruguay

Eficiencia hídrica: Para Marfrig, no basta distribuir agua para sus operaciones y garantizar su potabilidad. Es necesario utilizar el insumo de forma consciente, cuidando el recurso natural. Así, todas las unidades han adoptado medidas para disminuir el consumo de agua en sus rutinas de trabajo, lo que incluye la utilización de equipos reductores de flujo instalados en fregaderos, lavadores de botas y de carcasas y la automatización de la alimentación de los equipos de alto consumo, entre otras soluciones. También existe una agenda específica para el entrenamiento y toma de conciencia de los empleados. En áreas donde no es necesario el uso de agua con parámetros de potabilidad, han sido adoptados proyectos para la reutilización del recurso.

Metas de consumo: Las unidades productivas tienen metas de reducción de consumo de agua coherentes con su volumen de producción y las características de la localidad donde están instaladas. Las métricas consideran el consumo de agua por animal sacrificado, el número de sacrificios y el volumen de producción de las plantas.

Uso del agua en la cadena de valor

Incentivamos a toda la cadena de valor a adoptar las mejores prácticas para el uso del agua. Para mejorar la eficiencia hídrica en toda la cadena productiva, Marfrig está desarrollando nuevas alianzas y programas con sus proveedores, iniciativas que serán reportadas en el ejercicio 2020 de CDP Water. Varias prácticas son fomentadas por medio del programa Marfrig Club, en el pilar “Respeto ambiental”, que abarca los esfuerzos para minimizar los impactos de la actividad ganadera en el medio ambiente.

Los temas vinculados con las buenas prácticas en el uso del agua son abordados en la Guía de Prácticas Sustentables de Marfrig Club. Estas orientaciones incluyen:

  • Reducción del consumo de agua en la cría de los animales: Marfrig alienta a los productores a invertir en animales que poseen características genéticas que permitan un sacrificio precoz. De esta forma, el tiempo de crianza será menor y, como consecuencia, habrá un menor consumo de agua.
  • Uso de agua en la alimentación de los animales: El sacrificio precoz lleva a una menor demanda de este recurso en la producción de alimentos para los animales.