Residuos Sólidos


En las unidades de producción, el manejo de los residuos sólidos originados a lo largo de los procesos productivos es realizado con la intención de dar un destino correcto a los materiales, agotando las posibilidades de tratamiento y/o recuperación. En ese sentido, la gestión abarca diversos frentes:

  • Clasificación de materiales: las unidades adoptan programas de recolección selectiva. Así, en su proceso de eliminación, los residuos se separan en diferentes categorías, lo que permite generar valor para estos materiales. Según sus características, se reutilizan, reciclan o recuperan, observando los requisitos legales y los requisitos de las agencias ambientales de cada país.
  • Toma de conciencia y entrenamiento: Los empleados participan de capacitaciones periódicas sobre el tema, y son continuamente orientados para que realicen correctamente el descarte de los materiales en sus rutinas de trabajo.
  • Rigurosos procedimientos para el almacenamiento, transporte y descarte de productos considerados peligrosos. También se realizan monitoreos ambientales y planes de contingencia segmentados por tipo de ocurrencia y de sustancia. El seguimiento de la disposición de los residuos peligrosos es realizado por el sistema de gestión ambiental implementado en las unidades.

En la cadena de valor, la legislación ambiental de los diferentes países y localidades determinan el control y gestión de los residuos generados en el proceso de cría de los animales. Adicionalmente, la Compañía entrega directrices a sus proveedores sobre este tema a través del programa Marfrig Club. Mediante pautas específicas, recomienda que sus proveedores observen, como mínimo, las siguientes acciones:

  • Adoptar recipientes para la recolección de basura, distribuyéndolos en lugares estratégicos, como las instalaciones de manejo, para realizar el descarte de embalajes vacíos de medicamentos.
  • Tener un plan documentado, comprensible y actualizado sobre temas relacionados como la reducción de residuos, contaminación y reciclaje, considerando la contaminación del aire, suelo y agua.

En relación con los residuos orgánicos, clasificación que encuadra al estiércol, Marfrig aconseja que sea sometido a procesos de compostaje, siendo reintroducido en la misma propiedad como abono para los pastizales. Es importante que el proveedor realice análisis periódicos del suelo, junto con un técnico competente. Para realizar el compostaje del estiércol generado en la propiedad, existen publicaciones que pueden ayudar a los productores, como la publicada por Embrapa. Acceda aquí al material.