Efluentes


En sus unidades de producción, Marfrig ha adoptado diversas medidas para que los efluentes –originados en el uso de agua potable en las rutinas y procesos operacionales—tengan un correcto tratamiento, evitando impactos ambientales cuando son descartados en el suelo o en cuerpos hídricos. Además, la empresa está desarrollando nuevos criterios y metas relacionadas con el volumen y calidad del efluente descartado, que serán reportados en el ejercicio 2020 de CDP. Los datos referentes a su generación, a su vez, serán auditados a partir de 2020.

  • Estaciones de Tratamiento de Efluentes (ETE): todas las unidades cuentan con esta infraestructura, proyectada para recibir y tratar los efluentes generados en las diversas etapas productivas. Para garantizar que no habrá daños al medio ambiente, las aguas residuales pasan por tratamientos físico-químicos, seguidos de procesos biológicos, para que, al fin del ciclo, cumplan los parámetros de descarga exigidos por las legislaciones federal o estaduales aplicables. Para mantener los procesos en funcionamiento de forma adecuada, se realizan inversiones y se prueban tecnologías, buscando siempre la mejora continua, reduciendo riesgos y garantizando la sustentabilidad de las operaciones. La empresa está haciendo inversiones en las ETEs. Los detalles de su desempeño serán divulgados por CDP Water.
  • Reutilización: para reducir el consumo de agua y el volumen de efluentes lanzado al medio ambiente, Marfrig busca reutilizar el agua en algunos procesos en los que no es necesario que ésta sea potable. Un ejemplo es la reutilización de agua en el retrolavado de los filtros de las estaciones de tratamiento de agua (ETA) y para procedimientos en el área externa de los frigoríficos (patios y caminos).

En el caso de los proveedores, el compromiso con las buenas prácticas en el buen uso del agua y el tratamiento de efluentes se lleva a cabo a través del Club Marfrig. En la Guía de Prácticas Sustentables, la empresa orienta a los productores para cuidar los manantiales de sus propiedades, protegiéndolos de la contaminación con las aguas residuales generadas en las viviendas, establos y otras instalaciones.