Compra Responsable


Al dedicarse al procesamiento de proteínas bovinas, Marfrig adquiere materia prima de haciendas productoras. Para que una hacienda sea aprobada y autorizada para convertirse en proveedor de animales para Marfrig, es necesario que cumpla los requisitos referentes a cuestiones relacionadas con el bienestar animal, seguridad alimentaria, responsabilidad social, medio ambiente, salud y seguridad, entre otros. Estos principios siguen una política específica, desarrollada en base a los compromisos asumidos por la Compañía y en conformidad con los procedimientos relacionados con el Sistema Integrado de Gestión, Seguridad Alimentaria, Medio Ambiente y Derechos Humanos.

Algunos puntos exigidos a los proveedores:

  • Tipo de manejo adoptado en la hacienda (ciclo de producción y alimentación de los animales)
  • Buenas prácticas de conservación del medio ambiente, lo que incluye el respeto a los criterios de deforestación.
  • Conformidad legal de la operación (emisión de nota fiscal por parte del productor)
  • No integrar la lista de Áreas Embargadas de la IBAMA (Instituto Brasileño de Medio Ambiente) ni tener registro de trabajo forzado u obligatorio (mencionado en la “Lista Sucia” divulgada por la Secretaría de Inspección del Trabajo del Ministerio de Economía).
  • Presentar documentos como el comprobante de regularidad propietaria (SNCR o equivalente), Registro Ambiental Rural (CAR), Carta de Garantía, Lista de Verificación del Protocolo Marfrig Club y Guía de Tránsito Animal, entre otros. 

Monitoreo Geoespacial

Desde 2009, Marfrig hace un seguimiento continuo de las haciendas proveedoras ubicadas en el Bioma Amazonia. En base a imágenes satelitales de las propiedades y de las áreas de deforestación hechas disponibles por el Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (Inpe), Fundación Nacional del Indio (FUNAI) y el Instituto Chico Mendes de Conservación y Biodiversidad (ICMBio), la Compañía busca certificar que las propiedades están libres de deforestación, conflictos con tierras indígenas y unidades de conservación. En 2019 también pasaron a ser monitoreados los focos de calor (quemas). Estos requisitos, cuando son cumplidos, minimizan el impacto de la actividad ganadera sobre las comunidades y el medio ambiente. Los proveedores que no cumplen estos requisitos son bloqueados en la lista de proveedores.

Los procedimientos son auditados por la consultora DNV-GL, con sede en Noruega, y los resultados pueden ser revisados aquí.

Además del monitoreo geoespacial, Marfrig hace un seguimiento de sus proveedores mediante un cuestionario basado en la norma internacional SA8000 de responsabilidad social. Mediante un muestreo, este proceso permite investigar informaciones relacionadas con los derechos humanos, como la jornada de trabajo y remuneraciones y condiciones de trabajo adecuadas, además de impedir prácticas relacionadas con la discriminación de cualquier naturaleza y la utilización de trabajo infantil. Hasta el momento, 100% de los proveedores activos evaluados cumplen con los criterios de condiciones de trabajo, derechos humanos y los restantes aspectos sociales.