Operaciones


Tres pilares sustentan el manejo humanitario de los animales, esenciales para el éxito de la adopción de las mejores prácticas de bienestar animal en las actividades:

Operaciones

Para seguir y evaluar las prácticas relacionadas con el manejo humanitario, Marfrig adopta indicadores específicos y una rutina de monitoreo:

Monitoreos. El área de bienestar animal de Marfrig realiza monitoreos frecuentes en sus operaciones, siguiendo siempre los estándares del Instituto Norteamericano de la Carne (NAMI), los protocolos de los clientes y las legislaciones vigentes. Son considerados diversos indicadores, tales como el número de caídas, resbalones, vocalización, uso del bastón eléctrico, efectividad de la insensibilización y calidad de manejo. También se observan otros números, como muertes, emergencias, hematomas (datos resultantes de la clasificación de hematomas promedio en los cuerpos), tiempo de viaje, comportamiento y condiciones físicas de los animales a la llegada y alojamiento, además de la comodidad térmica de los animales, calidad de la infraestructura y equipamientos, entre otros.

De acuerdo con evaluaciones semanales internas, basadas en los estándares NAMI, en 2019 los índices promedio verificados estaban en conformidad con los parámetros considerados aceptables por el instituto.

Parámetros de Bienestar Animal Parámetros aceptables Parámetros obtenidos
Eficacia de aturdimiento en el primer disparo Mínimo 96% Superior a 98%
Animales conscientes en el canal Inadmisible Ninguno - 0%
Caídas Máximo 1% Inferior a 1%
Resbalones Máximo 3% Inferior a 2%
Utilización de bastón eléctrico Máximo 25% Inferior a 15%
Vocalización Máximo 3% Inferior a 1%
 

Indicadores. Buscando mejoras continuas, fueron definidos indicadores de desempeño (KPIs, por sus siglas en inglés) para el área de bienestar animal y se establecieron metas que serán divulgadas anualmente en las memorias de sustentabilidad y otros medios de comunicación de la Compañía vinculados con el tema.

Infraestructura y Equipamiento

Referencias en investigaciones académicas. La mejora de infraestructura y equipos se basa en trabajos científicos probados en la práctica. Un ejemplo es la forma de "espina de pescado", adoptada en la construcción de prácticamente todos los corrales nuevos, siguiendo los conceptos de la Dra. Temple Grandin, una referencia en bienestar animal.

Confort térmico. Las unidades tienen rociadores que refrescan a los animales alojados en las dependencias estructurales sin molestarlos. Muchas unidades también cuentan con sistemas de sombreado, con cubiertas específicas y colocadas adecuadamente para garantizar la circulación de aire y la comodidad de los animales.

Alojamiento. Buscan seguir las leyes y estándares establecidos. El alojamiento de los animales se realiza en instalaciones adecuadas, con pisos antideslizantes, y se desinfecta en cada cambio de lote. También se siguen las densidades recomendadas, que le dan al animal el derecho de acostarse, levantarse, moverse y tener acceso a alimentos cuando el tiempo de espera excede el número de horas establecido en la legislación. También se ofrecen fuentes limpias para beber, con abundante agua potable, durante todo el tiempo que los animales permanecen en estos lugares.

Insensibilización. Las unidades cuentan con los equipos más modernos para la contención y aturdimiento previo, mantenidos adecuadamente y que, junto con los parámetros recomendados y las personas capacitadas, contribuyen positivamente a la efectividad del aturdimiento en el 100% de los animales asignados a este método. La efectividad del aturdimiento se verifica en todos los animales mediante la evaluación de los signos de inconsciencia, que deben ser prolongados. Además del equipo neumático, hay otros disponibles, portátiles, específicos y exclusivos para su uso en situaciones de emergencia o de respaldo, para que todos los animales se desensibilicen lo antes posible antes de cualquier procedimiento que cause dolor. Los requisitos requeridos para los animales destinados a la matanza religiosa se mantienen y respetan de acuerdo con lo requerido por los clientes, de conformidad con las prácticas humanitarias previstas.

Capacitación

Marfrig desarrolla regularmente actividades de capacitación sobre bienestar animal, buscando innovaciones, dinamismo y toma de conciencia en beneficio de todos: animales, administradores, productores, transportistas, industria y consumidores. Todos los años se capacita a las personas responsables del manejo de los animales, desde el transporte hasta el sacrificio.

Formatos

  • Capacitaciones de incorporación. El tema se aborda desde el programa de integración de nuevos empleados a la Compañía, cuando los representantes del área buscan sensibilizar y reforzar la relevancia y el compromiso ético, que se establece a través de la normativa interna.
  • Capacitaciones periódicas. A lo largo del año, las unidades brindan capacitación técnica específica a empleados y a terceros, la que busca difundir los procedimientos correctos en el manejo de los animales. En 2019, por ejemplo, la agenda de capacitación sobre bienestar animal totalizó 359 capacitaciones, que sumaron 1,154.5 horas.